Carnicería Abel se sale en el valle de Toranzo

38 años ofreciendo la carne de más calidad a todos los vecinos del valle y de otros puntos de Cantabria.

Un clásico del valle de Toranzo es Carnicería Abel en Soto-Iruz. Durante 38 años han ofrecido las carnes de mayor calidad de toda Cantabria, para así ofrecer el mejor producto. No hay vecino en el valle de Toranzo que no haya probado en alguna ocasión su oferta gastronómica y que no se quedara maravillado con el sabor y la jugosidad de todas sus variedades de productos.

Carnicería Abel es el lugar al que se acude si se quiere comprar unas ricas hamburguesas, deliciosas albóndigas, y suculentos chorizos dulces y picantes. Además, desde que comenzó a funcionar la empresa, la morcilla de arroz se ha convertido en el sello distintivo de Carnicería Abel.

Otro de los productos que arrasa son sus cachopos rellenos de jamón, queso y pimientos, consiguiendo el mejor sabor y el estilo más parecido al mejor cachopo asturiano.

También se han conseguido posicionar como el lugar en el que ir a comprar todo lo necesario para una barbacoa, ya que es la mejor opción para quedar bien con todos los comensales si organizas una, ya que buscan los productos más apropiados y te miran comensal a comensal para que aciertes en la cantidad de carne que te puedas llevar.

La carnicería junto al camión de reparto

Encima, como buenos clásicos del valle de Toranzo, el camión de Carnicería Abel forma parte del día a día de los diferentes pueblos de los ayuntamientos de Santiurde y Corvera de Toranzo, llevando la carne para esos clientes que no tienen la posibilidad de desplazarse.

Su horario es de lunes a viernes de 8:30 a 14:00 y de 16:30 a 20:30 horas, abriendo los sábados y domingos por la mañana. El teléfono para los pedidos en el 942 59 61 09 y vía WhatsApp en el 648 06 04 96.

Escucha la entrevista a Laro

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ANÚNCIATE EN CADENA FEELING
Elige tu espacio favorito y llámanos

COMPÁRTELO